La investigación pública en España

Supongo que, como muchos, tras acabar la carrera me hallé inmerso en la eterna disyuntiva empresa (privada)/investigación (pública), campos que avanzan bien paralelos en este país. En ese momento, y a través de un profesor y amigo, llegó a mi buzón una oferta para un contrato de investigación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Allí que me quedé tras conseguir meses después una beca-contrato por 4 años en una convocatoria pública.

Y es que este es el camino típico para empezar, como bien se cuenta en el excelente post “Físico de partículas”. Lo recomiendo porque casi todo lo interesante para alguien que se plantea entrar en el mundo de la investigación (pública) está dicho allí. Además, se pueden consultar más aventuras y desventuras en www.precarios.org (como yo he hecho tantísimas veces estos años). Pese a ello, me gustaría compartir también mi opinión personal.

He trabajado en física de materiales magnéticos (disciplina impulsada hasta hace bien poco por el tremendo éxito de la grabación magnética -disco duro de 1 TB=100 €- y demás logros/dispositivos asociados), pero eso quizás sea lo de menos. Para el propósito de este blog son más interesantes ese tipo de cosas que no vienen escritas en los libros de una biblioteca.

Tener las cosas claras es el mejor consejo que puedo dar: saber el camino que uno quiere recorrer y actuar en consecuencia es fundamental al salir de la Facultad. Y la cosa empieza por el tema/grupo en el que se va a trabajar: imprescindible informarse a fondo del investigador que te va a dirigir (los hay excelentes, pero también son muchos los que solo saben guiarse a sí mismos…), para esto la información más veraz será la de sus actuales Doctorandos (cuando no estén frente a él…). Lo segundo debe ser averiguar si los conocimientos/aptitudes que se van a adquirir son valorados fuera de la Universidad/OPIs: en “el mundo real” (esta frase no es mía, la he oído cientos de veces en España y en el extranjero…).

Quiero volver a recalcar que la libertad es un arma de doble filo en esta profesión: ser capaz de decidir por donde conduces tu trabajo y marcarte tu propio horario son cosas por las que mucha gente daría un brazo, pero muchas veces resultan demasiado estresantes por la falta de dirección que suponen y el elevado riesgo de frustración y de fracaso.

¿Lo mejor? La posibilidad de desenvolverse en un ambiente internacional y la oportunidad de trabajar/vivir en el extranjero (hasta 6 meses/año en algunas becas doblando un sueldo que, en el mejor de los casos, roza los 1200 € en 14 pagas), junto con la empatía y amistad que se consigue con los compañeros de trabajo.

¿Lo menos bueno? A parte de la inestabilidad laboral extrema, creo que el principal problema es que existe demasiadas líneas de investigación en temas que van a repercutir poco o nada en nuestra sociedad. Para mí eso es poco gratificante.

—————————————————————–

Otros detalles si estás interesado en este post:

  • ¿Dónde debo enviar mi CV?
    A investigadores por iniciativa propia, consultar a profesores de la universidad sobre el campo que interese y los contactos que tenga en él, también consultando ofertas de portales como madri+d, rediris, naturejobs,… o las webs de los propios centros/universidades;
  • ¿Dónde puedo encontrar más información?
    Sin duda www.precarios.org para la realidad del papeleo relacionado con la concesión de becas/estancias,…y para los consejos/problemas que se enfrentan los jóvenes investigadores;
  • Cualidades importantes para obtener el trabajo:
    Paciencia, perseverancia, capacidad de trabajo autónomo y de establecer colaboraciones con otros investigadores.